QUIERO SER DETECTIVE PRIVADO, ¿QUÉ TENGO QUE HACER?



Son frecuentes las llamadas recibidas en el despacho, de jóvenes interesados en ser detectives. Las preguntas más frecuentes que suelen hacerse son estas:

"Quiero ser detective, ¿qué tengo que hacer?", "¿Se necesitan estudios?"...

En primer lugar, decir que para ejercer como detective es necesario estar en posesión de la “Licencia Oficial de Detective Privado”. Como ya he dicho en otras ocasiones, la licencia es un documento que expide el Ministerio del Interior, a través de la Dirección General de Policía y que acredita al detective como tal.

La actual ley de Seguridad Privada (Ley 23/1992, de 30 de julio), incluye una serie de requisitos legales necesarios para la obtención de esta licencia (próximamamente en el blog). Sin restar importancia a ninguno de estos requisitos, uno de los principales (en mi opinión) es estar en posesión del diploma de detective privado, expedido por las universidades correspondientes (Art. 54 del Reglamento de Seguridad Privada - Real Decreto 2364/1994, de 9 de diciembre) .

Sin entrar en detalle (estoy preparando un artículo sobre ello), son varias las universidades españolas que ofrecen los títulos de Detective Privado. Aquí hay que ser un poco cuidadoso y no escoger cualquier curso "que se ponga a tiro". Hay que informarse bien de si los estudios que nos ofrecen son válidos para obtener la licencia. En definitiva, ver si están homologados. Hay centros privados que ofrecen la posibilidad de obtener el diploma de detective en tan solo un curso lectivo, y que no cumplen el mínimo de créditos requeridos o que no imparten ciertos programas o materias. Estos diplomas no son suelen ser válidos para tramitar la licencia.

El Ministerio del Interior sólo toma como válidos aquellos diplomas expedidos por los Institutos de Criminología u otros centros habilitados por el Ministerio de Educación, que comprendan al menos 180 créditos (cada uno de ellos correspondiente a diez horas de enseñanza) desarrollados durante tres cursos lectivos (Titulo I , Capitulo I, Sección segunda, Orden de 7 de julio de 1995 por el que se da cumplimiento a diversos aspectos del Reglamento de seguridad privada). Los diplomas expedidos por las distintas universidades españolas son plenamente válidos y no presentan ningún tipo de problemas.

Una vez obtenido el diploma de detective privado, entran en juego el resto de requisitos legales, exigidos por el Ministerio del Interior, pero de este tema hablaré próximamente.

Así que, si estás pensando en cursar los estudios de detective, opta por la opción universitaria. Son estudios con plenas garantías.

EL PRIMER DETECTIVE


Hay autores que afirman que la investigación es tan antigua como el hombre, ya que, desde la antigüedad, los hombres hemos tenido la necesidad de indagar, proteger, vigilar, informar…, es decir, conocer el cómo y el porqué de las cosas…

A pesar de ello, la labor del detective no se ha conocido hasta la industrialización. El primer detective de la Historia es el escocés ALLAN PINKERTON.

Allan Pinkerton nació en Glascow (Escocia) en agosto de 1819, en una zona donde predominaba el crimen, la violencia, las enfermedades y la injusticia social. De joven emigró a Estados Unidos y se estableció en Dundee (Chicago), trabajando como tonelero.

Es en 1847 cuando, en el intento de hallar madera para los toneles, descubrió por accidente los restos de una hoguera en una isla abandonada. Después de un tiempo de observación ayudó al sheriff de la zona a arrestar a una banda de falsificadores de dinero.

Dos años después, en 1849, es nombrado primer detective de Chicago y en 1850 cuando abre su primera agencia de Detectives Privados; la llamada “Agencia Pinkerton”. La insignia de la agencia era un ojo abierto de par en par con el lema: Nunca dormimos ("We Never Sleep"). A partir de ahí, Pinkerton es contratado para realizar trabajos como infliltrado y descubrir a los ladrones. Trabajó como administrativo en la oficina de correos, en compañías de ferrocarril e incluso hizo trabajos de carácter militar. Asimismo, ayudó a solucionar tres casos importantes de robos a bancos y un asesinato.

El negocio creció tanto para la Agencia Pinkerton que poco a poco fue abriendo sucursales por todo el país. A finales de 1870, las actividades de la agencia eran reconocidas en todo el mundo. Los hombres de Pinkerton cooperaban como una fuerza de policía nacional privada, que ayudaba estrechamente con las más importantes organizaciones policiacas europeas.

En la actualidad, la Agencia Pinkerton continúa dedicándose al trabajo de detección del crimen y, sobre todo en la investigación de carácter comercial. Gran parte del trabajo de la agencia se relaciona con los fraudes a las compañías aseguradoras. Poseen 70 sucursales en Norteamérica y en el extranjero, con una plantilla de más de 14.000 empleados fijos.

Gracias al dinamismo, espíritu de trabajo e ingenio desde los inicios de sus fundadores hasta la actualidad, la Agencia Pinkerton es la más moderna e importante agencia de detectives Privados del mundo.
.

¿QUÉ ES UN DETECTIVE?


En el mundo actual, la sociedad es cada vez más compleja. Existen unas reglas, unas normas, unas leyes, una moral y una ética para la actividad pública o privada, necesarias para que todo este entramado vital funcione. Desgraciadamente, no siempre se cumplen.

Existe un colectivo profesional (con una misión que cumplir), situado entre los agentes de la ley y los tribunales, entre las compañías privadas y las personas que atentan contra sus derechos: son los detectives privados.

Pero, ¿Quiénes son estos profesionales?

Normalmente, cuando la gente oye hablar de detectives, enseguida les viene a la mente personajes de novela como "Sherlock Holmes" o "Miss Marple", u otras figuras sacadas directamente de Hollywood...

En España, los detectives no tienen nada que ver con lupas, pipas, gabardinas, pistolas o persecuciones temerarias.

En nuestro país, el Detective Privado es un experto con funciones reconocidas y reguladas por ley. Tiene atribuciones exclusivas para investigar y las conclusiones de su trabajo tienen rango de prueba judicial. El detective investiga con rigor personas y hechos, colaborando con la justicia.

El detective es un profesional preparado para resolver problemas en múltiples campos: laboral, financiero, industrial, siniestros... También investiga en grandes superficies (centros feriales, centros comerciales, aeropuertos...), operaciones de venta y alquiler (inmobiliario) y conductas personales.

En resumen, podemos decir que el detective español es un profesional liberal acreditado por el Ministerio del Interior (a través de la Dirección General de Policía) y realiza investigaciones de carácter privado, siempre en el marco de la ley.

¿Qué quiere decir esto?

En España, un detective privado tiene que poseer obligatoriamente una licencia de detective, expedida por el Ministerio del Interior, para poder ejercer la profesión. Sin este documento no se puede realizar tareas de investigación.

Por otro lado, las investigaciones que realiza un detective son todas de naturaleza privada. Un detective nunca puede investigar asuntos perseguibles de oficio (robos, homicidios, narcotráfico...), esto son competencias de los diferentes cuerpos de policía. Un detective solo investiga asuntos privados. Y aquí hay una amplia gama de servicios (bajas laborales, verificación de secuelas por accidentes de trabajo o siniestros, arrendamientos indebidos, infidelidades, etc...). No hace falta googlear durante mucho tiempo para hacerse una ligera idea del tipo de servicios que presta un detective. Y todo esto siempre dentro del marco de la ley.
Las acciones del detective deben estar sujetas a la legislación vigente en materia de seguridad, y, sobre todo, no violar derechos fundamentales de las personas. Es por ello, por lo que la actividad del detective se desarrolle principalmente en espacios públicos.

Con todo esto espero haber corregidos falsos mitos o falsas ideas sobre la profesión.